volver a home

 
 

 

Watchmen.

Decís de la obra definitiva (o la menos eso dicen), realizada por el autor definitivo del género, Alan Moore, con unos personajes que de nada servían (según DC), pero si eso era cierto, ¿para qué hacer una serie con ellos?. Pues muy simple, no habían comprado los derechos de unos personajes para luego no utilizarlos, sería de tontos.

Dicen que esta serie cambio por completo la forma de hacer comics, cosa bastante difícil de apreciar si llevas menos de 15 años leyéndolos y no conoces obras anteriores a ésta, pero tened en cuenta que lo que ha salido del mercado desde ese tiempo hasta hoy no ha sido gran cosa (exceptuando cosillas como CLandestine, por ejemplo) y parte de la culpa la han tenido Rob Liefeld y compañía, bueno, quizás no hayan tenido ellos toda las culpa, pero si parte.

Retomemos el tema: si nos fijamos en el guión en la historia original, descubrimos que en realidad se trata de una historia, digamos, puramente policiaca, ya que de lo que va es de la investigación de del crimen de uno de los componentes de un antiguo grupo de superheroes.

El principal personaje de la serie se podría decir que es Roscharch, ya que es quién decide investigar el crimen, aunque según van pasando los números se van uniendo Buho Nocturno y Silk Spectre, mientras que a la vez vemos como el Doctor Manhattan (el hombre que estaba en la cama con su pareja mientras se preparaba el café) se marcha a Marte a vivir el acercamiento de un supuesto fin del mundo y un tío leyendo un comic de piratas que enlaza perfectamente con el tiempo real en el que se desarrolla la historia hasta que llegan a descubrir quien es realmente el asesino.

Sinceramente, una gran historia, bastante entretenida. Por cierto, si eres de los que no le gusta mucho leer, puedes llegar a bostezar bastante en algún que otro momento. Una historia que ha hecho historia, una historia de la cual se podía haber aprovechado los personajes para otras series (como por ejemplo Roscharch, que perfectamente podría protagonizar una serie vertigo) pero eso si, como decía antes, si no habéis leído comics anteriores a esa época, y no sólo me refiero a los clásicos de Lee & Kirby o cosas similares, me refiero a comics de todo tipo de personajes, no va a significar tanto como a todos (o la gran mayoría de lectores) los lectores veteranos, que quedaron fascinados con ella. Simplemente os parecerá una gran historia.

Si no la habéis leído, sólo os recomiendo dos cosas; gastaros 5000 pelillas en el tomo de Norma, o pedírsela a algún amigo que la tenga, o vivir el resto de vuestra vida con la desgracia de no haberlo leído.

Rashed El-Jaouhari es estudiante, tiene 17 años y lleva 3 leyendo tebeos.