confesiones

volver a home

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

     Lunes: Ring, Ring!!! Cojo el teléfono y una voz me pregunta si el Watchmen ha salido ya. Yo, muy cortés le contestó que saldrá el Jueves o el Viernes. Me pregunta si se publica con tapa dura y cuanto vale. Yo, muy cortés le respondo que es tapa dura y que costará 4900. Sin más, cuelgo y continuo con mi día de trabajo...

     Martes: Cojo el teléfono que lleva sonando una media hora, una voz me pregunta si el Watchmen ha salido ya. Yo, muy cortés le digo que saldrá el Jueves o el Viernes... cuando de repente reconozco la voz. Es el mismo chico de ayer!!, mi tono de voz cambia, el lo nota y no pregunta más. Cuelgo preguntándome si yo no me explico o él no me entiende.

     Miércoles: El teléfono suena y voy a cogerlo cuando un escalofrío me recorre la espalda, pronto sabría porqué. Efectivamente es la voz del "vigilante", que me vuelve a preguntar cuando sale el Watchmen. Yo, reitero que saldrá el Jueves o el Viernes y cuelgo.

     Jueves: Mientras espero cerca del teléfono la llamada del "vigilante" llega el repartidor con un buen montón de cajas. Las abro y allí está. La nueva e impecable edición del Watchmen. Se empiezan a vender, pero yo no recibo la Llamada...

     Viernes: Sigo sin recibir la Llamada y me pregunto si es que el chico no ha aguantado más y se ha suicidado.

     Lunes: Ha pasado una semana desde el primer contacto y yo ya me he leído la nueva edición del Watchmen durante el fin de semana. De repente alguien entra en la tienda y va derechito el Watchmen, lo coge, lo mira y me pregunta cuanto vale. Es él, lo he reconocido, es su voz. Yo, todavía nervioso le respondo que 4900. Él me comenta que le vendieron por 3900 los once primeros números de Zinco y el último número fotocopiado. ¡No me creo que alguien sea capaz de vender eso así! ¡Tampoco me creo que alguien se lo haya comprado!. Quizás aquí radica su enfermedad de las llamadas o de las dudas. No se, no se. Después de todo esto el chico no se compra el Watchmen y se va.

     Yo me quedo intentando sacar conclusiones de todo esto, pero no las saco.

     Un mes después: El chico vuelve, yo por supuesto me acuerdo de su cara. Se dirige al Watchmen lo coge y mirándome me dice: "todavía no me lo he comprado."