confesiones

volver a home

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

     Imagínate que has quedado para ir al cine. Imagínate que hoy tienes que cerrar en punto para poder llegar.

     Son las 20:15 y tú miras el reloj pensando: sólo queda un cuarto de hora y hay 7 personas en la tienda.

     Son las 20:20 y tú miras el reloj, sólo quedan diez minutos y hay 3 personas. Bueno, pues cuando dan las 20:23 entra por la puerta "el freak de última hora".

     Habitualmente si sobre las 20:25 no queda nadie en la tienda coges el petate y te vas. Otros días si han venido amigos o no tienes prisa puedes quedarte hasta las 21:30 o más. Pero acuérdate, hoy has quedado para ir al cine y tienes prisa...

     El freak de última hora tiene una patología muy clara, es un despistado. Trae su cara de despistado con su voz de despistado y su salsa de despistado. Entra en la tienda y comienza a observar los productos como si hubiera descubierto un tesoro con cada uno de ellos.

     Pero recuerda que tienes que ir al cine, así que a las 20:27 disimuladamente te pones tu chaqueta (este es un método infalible) y la gente se va con una bonita sonrisa agradeciéndote que no les hayas echado a patadas. Cuando empiezas a recoger te das cuenta de que no se han ido todos ¡HORROR!, allí esta él. En su mundo, abstraído en la lectura de algún tesoro recién encontrado. Así que te ves obligado a utilizar métodos más severos... apagas la música, mueves las llaves haciendo ruiditos, te subes y bajas la cremallera de la chaqueta compulsivamente, paseas a su alrededor para llamar su atención, vamos que solo te falta hacer el pino, pero no hay manera, no se da por enterado.

     Como el tío no deja de leer el comic decides que tienes que pasar a la acción directa. Apagas la luz. Bien, parece que muestra síntomas de estar vivo, ya que te mira y te pregunta:

     - ¿Estás cerrando?.

     Curiosa deducción la de nuestro freak. Solo con verte la cara sabe que no solo estás cerrando, es que además tienes prisa.

     Bueno, pues ahora viene la mejor parte.

     El tipo va al otro lado de la tienda a paso de tortuga y coge un comic, va hacia a la caja en la que tu le estás esperando con una bolsa en la boca para su comic y los dedos en la máquina registradora. En este preciso momento te pregunta si conoces comics de tal autor, o cuando va a salir el Watchmen. Realmente no sabe lo que está preguntando. Histérico perdido te levantas y le das unas gracias muy grandes para que note que se tiene que ir. El tipo coge su bolsa, abre la puerta y antes de cerrarla vuelve a entrar y te dice: - ¿Tienes hora?.

     Las 20:40. Ya no llegas al cine.