relatos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Martes, 28 Ago 2001. 11:17:06

Carthago delenda est (et Lusitania tamen).

Recibimos apesadumbrados el mensaje de la captura de Gonzalo Marsá (otra vez), lo que nos hace recordar esos tiempos de cerveza y cafetería; pero conocemos de sus hazañas y sabemos de lo que puede ser capaz.

No desfalleceremos ahora ni nunca en la lucha y más sabiendo que en el hogar nos apoyan en tan sagrada tarea, pero aquí la lucha esta en un período de impass debido a una total falta de enemigos (se quejan que sus espingardas,del S.XV, no disparan la munición que les tuvimos que pasar ayer) por lo cual en el momento de la batalla tuvimos que volver a nuestros cuarteles a reposar y tener un momento de solaz descanso(aprovechado para machacarnos en despiadadas partidas de Billar).

El tiempo aquí pasa de manera muy lenta y el enemigo aprovechándose de las condiciones climáticas (ahora entiendo por que los ingleses siempre quisieron Portugal) nos intentan minar la moral con programas televisivos copiados de la tv de casa (medico de familia,menudo es mi padre o crónicas marcianas,pero todos en portugués pero sin el Fari, ese polifacético actor y compositor de tonadilla española) hoy el hastío y sobre todo la pertinaz niebla (no sequía que hasta para eso son raros) nos están debilitando pero continuaremos por todos vosotros y por lo que es justo.

Y RECORDAD: La disciplina militar es a la música lo que las ensaimadas a los taxistas.

HASTA LA VICTORIA O SU MUERTE


Jueves, 30 Ago 2001. 19:35:43

Después de una noche de descanso, en la cuan Ioannes Ensis obtuvo el reposo del guerrero, o quizás no, o si, o yo que sé, nos levantamos deseosos de reemprender el retorno a las bases de origen y observamos que el panorama no podía ser más desalentador. Rodeados por una espesa niebla, tan densa que apenas se podía ver, una niebla que no presagiaba nada bueno, partimos (una piedra con la cabeza después de tropezar).

El ambiente de la ciudad era silencioso, excepto por el hijoputa que se puso a tocar el claxon a las siete de la mañana. Todo esto, unido al cansancio acumulado, nos hizo ser recelosos al principio pero había que abandonar la casa y tuvimos que partir (un piñón). Hubo un amago de discusión: esperar a que levantase la niebla o partir (el bacalao); pero era inútil (aunque fuese el capitán), se hubo de confirmar la marcha con muchas precauciones y en silencio y por fin, esta vez si, partimos (los cuernos). Tras lograr despistar a varios correos y patrullas enemigas, quizás ya confiados, avanzamos con menos precauciones.

Entonces lo vimos, surgiendo de entre las aguas sin siquiera unas enaguas... perdón: surgiendo de entre las sombras, una horrible visión que nos heló la sangre, el arma más terrible y aterradora que jamás pudimos imaginar: "los órganos de Stalin". El terror era inenarrable (a pesar de que con mi habitual dominio de la situación lo estoy narrando en estos momentos), la confusión indescriptible (con sangre fría y desprecio de mi vida lo estoy describiendo), con un chirrido desagradable que no se puede transcribir a ningún lenguaje humano (pero que era más o menos "ñiiiiiec, grrrrrrrñiiiieckkkkkkkargffff"); todo esto unido a su falta de luces (del órgano de Stalin o de su conductor -otro misterio más para el departamento de inteligencia militar-) y su
lenta salida de una curva cerrada, nos forzó a reducir marchas mientras nos aproximabamos a la fiera.

Cuando por fin se desplegó ante nuestros ojos observamos con gran alivio que sólo era un camión con unos tubos de plortierffstileño (plástico muy nocivo para el medio ambiente, en desarrollo para serlo para todo el ambiente). Nuestro alivio se hizo patente, pues comprobamos que, en verdad, no tenían armas tan modernas.

El resto del viaje fue muy tranquilo, con los sobresaltos habituales de la carretera: partimos (un árbol), partimos (un guardarrail o quitamiedos) y partimos (la comida que llevábamos para el camino), después de esto partimos.

La inteligencia militar es a los Krispies lo que las senyeras a los koalas.

Propaganda: Ayer aprovechando que nuestras tropas estaban ocupadas en otros menesteres (principalmente derivados de la resaca )el enemigo de forma muy artera conquisto el centro de comunicación (además era muy feo) pero en el día con gran desprecio de la vida, la suya claro,nuestras tropas tras certero contra ataque han logrado la recuperación de lo que tanto nos costo conquistar haciendo posible este mensaje.

HASTA LA VICTORIA O SU MUERTE
(Carthago delenda est et Lusitania tamen)


Lunes, 03 Sep 2001. 11:17:01

Carthago Delenda est (et Lusitania Tamen)

Después de un largo impass de espera se reanudan las ofensivas con nuevos y audaces golpes de mano que cogen al enemigo desprevenido (¿porqué esto no nos extraña ya?).

El sabado de madrugada llegamos a sus fabricas de material belico para de un golpe de mano destruirles la producciòn, pero fracasamos ya que de ello se habían encargado ellos solitos, son unos genios para desbaratar nuestros planes con su indolencia, nos dejan sin argumentos y con la moral por los suelos, nos preguntamos para que destruirles si ellos son sus peores enmigos. Aùn así seguimos empeñados en una lucha sin cuartel,y con la esperranza de un rápido final, gracias a su inestimable ayuda.

Sin más novedad nos despedimos hasta un nuevo parte.

Recordad que inteligencia y militar son dos palabras contradictorias y que nunca deben ir unidas.

HASTA NUESTRA VICTORIA O SU MUERTE.


Martes, 04 Sep 2001. 11:17:01

CARTHAGO DELENDA EST (ET LUSITANIA TAMEN)

Buenos dias desde el frente donde la novedad empieza a ser que no hay novedad, Cada dia la dejadez por no hacer empieza a plantearnos la posibilidad de dejar que se aniquilen ellos solos, porque esto ya es increible, asaltamos el polvorín y por supuesto estaba vacio,son capaces de haber guardado las armas en la nevera.

Llevamos dias sin poder hacer nada. Esto parece la guerra de Gila, todas las mañanas les tenemos que llamar y preguntarles que tal les viene hoy el ataque. Son jornadas completas en las cuales el hastio y la ansiedad se apoderan de nosotros. Ya no sabemos que hacer.

Recordad que la inteligencia militar es a las ensaladas lo que la coliflor a las gallinas.

HASTA LA VICTORIA O SU MUERTE.

>>>