relatos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Siempre he sido una persona de buenas calificaciones, aunque nunca haya dado una imagen de muchacho estudioso y aplicado. Esto es así porque desde que era joven aprendí a como impresionar a mis profesores. Así, las personas que han estado a mi alrededor pueden pensar que me dedico al soborno, la estafa o el enchufe. Pero los que verdaderamente me conocen, los que realmente me han visto preparar mis exámenes, saben que aprobarlos me ha supuesto verdaderos sacrifícios.

El método para preparar un aprobado puede ser un tanto engorroso, pero una vez listo, los resultados son excelentes.

Lo primero que necesitamos preparar es el lugar donde relizaremos nuestra tarea. Debe ser un sitio tranquilo y silencioso, de manera que los gritos no puedan romper nuestra concentración ni alertar a otras personas. Una casa deshabitada o cualquier sótano pude servir facilmente a nuestras intenciones.

También es aconsejable que el lugar escogido este suficientemente iluminado. Este efecto se consigue facilmente colocando entre diez y quince velas.

Una vez tenemos el lugar escogido y preparado, debemos pensar en lo que nosotros necesitamos para nuestra sesion de estudio. Lo principal es tener un buen hábito de estudio. Se deben evitar los colores chillones o los excesivamente raidos por el uso. Si tienen capucha, mucho mejor. Despues debemos contar con el material necesario: hojas (o papiros), pluma, tinta, daga.......bueno, lo típico.

En cualquier método practico y en el mio especialmente es importantísimo la preparación de esquemas. Pueden estar escritos a mano y puden ser de llaves, de árbol, etc. Pero en nuestro caso los que realmente sirven ( incluso para posteriores exámenes ) son los grabados a cuchillo en el suelo y en forma de estrella de cinco puntas circunscrita. Una vez dibujado introduciremos las palabras clave que nos faciliten la evocación de las ideas estudiadas.

A ningun estudiante se le debe pasar por alto la necesidad de un buen libro. Su elección debe estar sujeta a una serie de requesitos. Debemos asegurarnos en primer lugar del nombre del autor. Debe ser alguien de renombre que nos asegure los conocimientos necesarios. Además el libro debe estar traducido ya que los caracteres originales suelen ser antiguos y en idiomas, posiblemente, perdidos en el tiempo. Una bibliografia básica para el iniciado puede estar formada por el Necronomicon (Abdul Alhazred); Daemonolatreia (Remigius); Cultos sin nombre también llamado Libro Negro (Von Juntz) o el ilustre De Vermis Mysteriis (Ludvig Prinn) entre otros.

Hay veces que todo esto no es suficiente ya que el exámen puede ser demasiado difícil o simplemente queremos sacar una nota especialmente alta. Para ello, para que nuestro exámen obtenga la mejor nota posible nos veremos obligados a dejar una profunda huella en nuestro profesor.

Para preparar estos exámenes especiales podemos optar por dos opciones: la primera, conseguir la ayuda de un tutor (algo realmente difícil en estos tiempos que corren), Alguien versado en estos métodos y con años de experiencia y éxito. Claro que no es la opción más acertada ya que en el caso de encontrarlo, el precio para hacerse con sus servicios podría ser alto.....muy alto.

La segunda opción y la que aconsejo a todos los alumnos es que consigais a alguien que os ayude y facilite vuestra tarea. Es siempre de desear que el individuo escogido sea una mujer o chica ya que es más fácil que sean éstas quienes se sacrifiquen por sus estudios ( el antiguo requesito de la virginidad ha quedado obsoleto por cuestiones practicas de tiempo).

Por último debo añadir que en sesiones tan largas como las que se nos pueden presentar puede darse la necesidad de beber algo durante el desarrollo de la práctica, por lo que es aconsejable la presencia de una copa, que posteriormente podremos llenar con cualquier líquido a mano.
Pues bien alumnos, eso es todo. Así que como veis, vuestros profesores siempre tuvieron razón:"para aprobar teneis que poner algo de vuestra parte".

Lo que nunca se os dijo que era concretamente vuestra alma.