relatos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LAS DECISONES DE SOPHIE.

Impresiones acerca de la partida del otro día (20/2/2000) de Vampiro, de posibles repercusiones, de medidas a tomar, etc... (solo para ojos del Master).

Pues si, ya parece que todo está dispuesto. Con todo y son eso, se abren nuevos interrogantes:

1.- ¿Cómo sabemos que los lupinos van a cumplir su palabra? ¿Por el afecto que nos tienen (en especial a Roberto)?. Recordemos que Roberto comenzó dándoles el amuleto, de modo que se nos acabaron los argumentos para negociar.

2.- A lo mejor es parecer un poquito desconfiado, pero sigo pensando que estamos siendo peones en una partida de ajedrez. Es posible incluso que no conozcamos a los verdaderos jugadores de la partida. Todo parece indicar que Lodin tiene que responder de muchas cosas. Bueno, mi consuelo es que si bien puede que no sea culpable de todo lo que le ha ocurrido a Roberto, merece lo que le va a pasar.

3.- Y entonces nos queda el tema de la Camarilla. Hemos pactado con un grupo de Lupinos para destruir a la primogenitura de Chicago. No hace falta ser el puto Sherlock Holmes para descubrir que esto va a causar un revuelo terrible. Una de las ciudades más importantes de NorteAmérica destrozada, y su príncipe y su población vampírica muerta. A esto se añade la coincidencia de que los únicos supervivientes a la masacre son un puñado de anarquistas y un grupo de vampiros que ni siquiera son de la ciudad. Y para chiste, este grupo de vampiros ya se está repartiendo la ciudad, creyendo que Modius va a ascender a príncipe de Chicago. La camarilla va a querer el culo de alguien. Yo no voy a poner el mío a la vista.

4.- Tampoco puedo evitar darme cuenta de que mi queridísimo amigo Ian ha previsto que no quiere el exterminio de un grupo de anarcas apestosos, pero que el resto de los vampiros de Chicago merecen la muerte. En resumen: Nos salvamos yo y los míos y los demás que se jodan, haber sido Brujahs, ¿verdad?. Yo llevo conociendo a este puñado de vampiros unos meses, pero llevo con mi clan varias décadas, y ¿esperan que me quede quieta observando la destrucción de la capilla Tremere?. Ni que decir tiene que me buscaré algún modo de avisar en el último momento a todos ellos. Evidentemente, mi lealtad a mi clan está bastante por encima de mi lealtad hacia ellos.

En resumen: me paso el tiempo restante hasta la invasión de Chicago cubriendo huellas futuras, escurriendo el bulto, y evitando la asociación de mi nombre a lo que va a ocurrir.